lunes, 23 de febrero de 2015

P. Edgar Simón: preparando la JDJ El Camán 2015

     Con ocasión de la próxima Jornada Diocesana de la Juventud, hemos puesto unas fotos y conseguido una entrevista con Marlin, una de las integrantes de la comisión organizadora. Sabemos del trabajo arduo que está realizando la Parroquia de San Juan Pablo II en la organización, encabezada por su párroco el P. Edgar Simón, a quien enviamos un saludo cordial y la seguridad de que le encomendamos, para que pueda llevar a buen puerto esta magna actividad y saque muchos frutos espirituales para su parroquia y sus feligreses. A continuación la entrevista que el P. Miguel hizo a Marlin:

Hola, Marlin. Que todo te esté yendo bien, que les esté yendo bien en la organización. Les encomendamos.
Hola Padre gracias por encomendarnos. También los encomendamos.

Una cosa: quería poner unas fotos en el blog del Seminario. ¿Me podrías contestar brevemente unas preguntas? Queríamos poner en el blog del Seminario unas fotos de la preparación de la JDJ y hacer partícipes a nuestros lectores de cómo van los preparativos.
Claro, con gusto.

¿Cómo van los trabajos de organización? Supongo que ahora ya sólo toca afinar detalles.
Sí, exacto. Estamos ya en la etapa final, ultimando detalles, tanto para la vigilia como para el día domingo.
N.B. Huelga anotar que, en efecto, la Jornada Diocesana de la Juventud El Camán 2015 comenzará, como en pasadas experiencias, con una vigilia en donde hay adoración al Santísimo, oración, Confesiones y concierto. Al día siguiente, Domingo de Ramos, habrá caminata y celebración de la Santa Misa, con el mensaje de Mons. Gonzalo para los jóvenes.

Parece que han hecho partícipes a las parroquias vecinas de la actividad, llevando la Cruz de la Juventud. ¿Fue a todas las parroquias de la Diócesis o sólo a las vecinas?
Bueno. Quisimos incluir a las parroquias que forman el Decanato al que pertenece nuestra parroquia. Aunque Tecpán forma parte de otro Decanato, también hicimos partícipes de en esta preparación a las comunidades más cercanas de Tecpán que colindan con nuestra parroquia San Juan Pablo II.

Magnífico. ¿Cuántas personas más o menos piensan podrían llegar a la actividad? ¿A cuántas están preparados para recibir?
Tenemos la esperanza y estamos preparados para recibir a unos 20,000 jóvenes. Gracias a Dios se cuenta con un espacio bastante amplio para para la actividad.

¿Qué cosas buenas, crees, que pueden sacar los jóvenes de una actividad como ésta?
Principalmente un encuentro personal con Dios. También confiamos que, a través de esta actividad, surjan nuevas vocaciones, como también nuevas amistades y experiencias.

Por cierto. Sabemos que la parroquia suya tiene como patrono al recién canonizado Papa Juan Pablo II. ¿Qué nos dices de tu parroquia y su patrono?
Somos una parroquia joven. La parroquia fue erigida el 27 de noviembre del 2011. La parroquia, que todavía tiene la categoría de aldea, cuenta con una población aproximada de cinco mil personas. La organización, pues, se está consolidando. Contamos con el patronazgo de San Juan Pablo II. Además, recientemente tuvimos la dicha de recibir una reliquia suya: se trata de una reliquia de sangre de San Juan Pablo II, que podrán venerar cuando vengan a la JDJ.

¿Cómo ha ayudado a la parroquia este trabajo de organización? ¿Crees que la parroquia ganará en cohesión y unidad, los feligreses en mayor acercamiento a Dios?
Definitivamente, desde que se nos entregó la Cruz se ha visto el apoyo y la unión de los fieles de la parroquia. Durante la visita de la Cruz a las casas de las familias se ha visto y vivido una mayor unión. Se reza en familia. Sin duda, ha habido un acercamiento a Dios y creemos que habrá muchos otros frutos.

Tú que eres joven y parte de la organización: ¿qué podrías decir a los jóvenes para que se preparen y animen a participar de la JDJ?
Conviene recordar la importancia que tienen las Catequesis para la preparación, la Catequesis que hemos procurado facilitar a los jóvenes de las parroquias de la Diócesis para que ganen en mayor conocimiento y práctica de la fe. Muchos jóvenes esperan con alegría este gran día la invitación es para que ellos se acerquen a vivir una experiencia única con Jesucristo.

Muchas gracias por tu aportación y tu tiempo. De seguro que los encomendamos. Esperamos, entonces, encontrarnos por allí y disfrutar de su hospitalidad. Desde el Seminario les encomendamos. Por favor, un saludo cordial para su párroco, el querido P. Edgar.
Gracias por los saludos, que transmitiré al Padre con gusto. Y gracias por los ánimos. Les esperamos.

Los organizadores llevan bien el conteo regresivo para llegar al día de la actividad.


El afiche promocional enviado a las parroquias.

El logo de la Jornada de este año.
Los jóvenes están afanosos en la recaudación de fondos.

Éste es el mapa en donde se realizará la actividad y el trazo del recorrido que tendrá la caminata.


La cruz de la Juventud y el icono de la Virgen que la acompaña.


Una buena foto de la fachada de la iglesia parroquial de San Juan Pablo II.

lunes, 18 de agosto de 2014

XXV Años de Sacerdote del P. Hugo Reyes

     De los primeros años del Seminario hemos tenido poco conocimiento, pues ya se va quedando atrás en el tiempo ojalá no se pierda en el olvido—. El P. Hugo Reyes, que fue uno de los primeros alumnos de este Seminario, es testigo de ello.
     El P. Hugo Reyes ha cumplido, el pasado 15 de agosto, 25 años de haber sido ordenado sacerdote —por Mons. Eduardo Fuentes— y nos ha invitado a la fiesta. Los PP. Víctor y Miguel Ángel nos representaron. El P. Hugo es párroco, desde hace 24 años, en Santo Domingo Suchitepéquez. Allá es donde viajaron los formadores.
     La tarde de la solemnidad de la Asunción de la Virgen, tuvo lugar la Santa Misa, celebrada por el P. Hugo y concelebrada y predicada por el P. Víctor. Ésta fue la ocasión para que los feligreses del P. Hugo pudieran celebrar el redondo aniversario sacerdotal.
     Al día siguiente, el sábado 16, tuvo lugar la celebración con los feligreses que pudieron asistir y los amigos del P. Hugo, venidos de todas partes. La Santa Misa fue celebrada por Mons. Pablo Vizcaíno, Obispo de “Suchi-Reu”, concelebrada por Mons. Óscar Julio Vian —Arzobispo Primado y amigo cercano del agasajado—, por el P. Hugo y los sacerdotes que participaron. Esta celebración se llevó a cabo en una preciosa iglesia recién construida en una casa de retiros parroquial, orgullo del P. Hugo, situada en una lotificación en las afueras del pueblo.
     P. Hugo: le felicitamos desde la página del Seminario, cuya institución tuvo el honor de ayudarle en su formación en otro tiempo. ¡Muchas felicidades!
Una de las cualidades del P. Hugo es la pastoral con los acólitos. Actualmente se mantiene la cifra de unos 200 acólitos.

Al comenzar la celebración de la noche del 15 de Agosto, en la iglesia parroquial.


El P. Hugo, presidiendo la concelebración.

El P. Víctor, durante la homilía.

En la doxología final.

El día 16, a primera hora, con los acólitos "madrugadores".

Una vista de la casa de retiros. Al fondo se ve la iglesia.

¡Qué vegetación tan exuberante!

Al fondo, la iglesia.

Había una exposición fotográfica. Aquí, el P. Víctor, apreciándolas.

Una vista del lugar en donde se sitúa la casa de retiros.

Junto a la iglesia, la gruta de la Virgen, en su advocación de Auxiliadora.

El sagrario, lugar de adoración y oración.

Uno de los paneles de fotografías.

Hace 25 años...

Viejos amigos (izq. a der.): P. Ángel Ojuel, P. Víctor, P. John Boyle y P. Bartolomé Calel.

Al iniciar la Santa Misa.

Durante el Evangelio, proclamado por el P. Hugo.

Mons. Vizcaíno, dispuestos para recibir las ofrendas.



Al terminar la celebración.

El coro "en acción".

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Jornada de la Juventud en Quiché

     Hemos tenido la alegre noticia de que en la Diócesis de Quiché, el domingo pasado (24 de noviembre), han tenido, por primera vez, la Jornada de la Juventud. Fue el domingo de Cristo Rey, de la clausura del Año de la Fe. Esto es lo que nos ha informado el P. Salvador Quiejú, exalumno de nuestro Seminario, que es vicario en la parroquia de Nebaj.
     “Éste es sólo el inicio”, comentaba el P. Salvador. El propósito era dar inicio, a manera de como se realiza en la Diócesis de Sololá-Chimaltenango, lo que será después la Jornada Diocesana de la Juventud en Quiché. Participaron, en esta ocasión, las parroquias de la región Ixil: Nebaj ―en donde está el P. Salvador―, Chajul ―en donde labora el P. José David Ajín, también exalumno de este Seminario y sacerdote de esta Diócesis― y San Juan Cotzal.
     El punto de reunión fue la aldea de Pulay, en donde comenzó la caminata, y se desarrolló el resto de la actividad en San Juan Cotzal. Alrededor de dos mil participaron en la actividad que, comentaban, estuvo muy alegre, entusiasta y apostólico. 
     Enviamos a nuestros amigos nuestra felicitación y nuestras oraciones para que, habiendo comenzado este tipo de actividad, recojan muchos frutos.
     Vean las fotos que nos han compartido.







viernes, 23 de agosto de 2013

Nos ha visitado el P. Lee Adler Perén

     Como estarán enterados, el P. Lee viajará próximamente a Roma para estudiar la Licenciatura en Historia de la Iglesia. antes de viajar nos ha venido a visitar y ―no digamos a “despedir”― a animarnos en esta tarea de formación. Por los medios de comunicación estaremos en contacto.
     Ha tenido la gentileza de responder a unas preguntas para nuestros lectores.
Seminario Menor Diocesano.
     ¿Cuál ha sido, a grandes rasgos, tu recorrido ministerial?
     Luego de haber estado cumpliendo tareas formativas en el Seminario Menor, en estos últimos dos años, he estado trabajando en la parroquia de San Bernardino de Siena, Patzún. Ha sido una grata y edificante experiencia; sobre todo me ha gustado el trato con la gente: los jóvenes, las familias, los ancianos y enfermos..., el rostro humano de la Iglesia. Me pude dar cuenta que el pueblo espera mucho del sacerdote: el trato amable, que hable de Dios, que sea alma de oración, dispensador de los sacramentos y la atención en las comunidades lejanas. ¡Cuánta alegría me dio al regresar de una aldea lejana, luego de confesar, celebrar Misa y visitar enfermos! Ésta es la alegría de ser sacerdote.
Iglesia parroquial-colonial de Patzún.
     Aunque nuestra vida entera es el ministerio sacerdotal, ¿qué proyectos tienes por delante?
     Ahora continuaré estudios en Roma. Estaré dos años para hacer la licenciatura en Historia de la Iglesia, en la Universidad de la Santa Cruz. Los retos del mundo actual exigen del sacerdote una continua formación y me parece que ésta es una gran oportunidad que Dios me concede para ir profundizando en estos conocimientos. Me hace mucha ilusión el viaje, sobre todo, estar muy cerca del Santo Padre, latir al unísono en el corazón de la Iglesia.
     ¿Alguna anécdota sorprendente?
     Tengo muchas. Ahora viene a mi mente una en concreto. Era la última Misa dominical, bueno era la quinta –estaba solo porque el otro sacerdote estaba de vacaciones- y venía de vuelta de celebrar en una aldea, con cierto cansancio. El acólito que me ve entrar en la sacristía me dice: “¡Animo padre!” Y yo, como queriendo justificar mi cansancio, le dije: “Ya llevo cuatro Misas, ésta es la quinta”. Y él me contesta, y creo que inspirado por el Espíritu Santo: “De qué se preocupa, Padre: va ganando cuatro a cero, y aún ganará por cinco”. Francamente, me desarmó. Eso espera también Dios de nosotros los sacerdotes, que seamos buenos delanteros, que ganemos el partido en Su “equipo”.
Mientras nos hablaba en la homilía.

El P. Francisco le acompañó en la Celebración.

Al finalizar la celebración.

viernes, 12 de julio de 2013

Entrevista al P. Rubín Isaías Cuj

Al finalizar la Misa, posó para la foto, en uno de los pasillos del Seminario.
     Con motivo de su Primera Misa, celebrada en el Seminario el día de ayer, viernes 12, el P. Rubín nos concedió esta entrevista, que con gusto ponemos en el blog de exalumnos.
Datos
Años de la formación en el Seminario: 2003-2004 (Seminario Menor); 2005-2011 (Seminario Mayor).
Lugar de procedencia: Colonia Pampojilá, San Lucas Tolimán.
Fecha de ordenación: 15 de junio de 2013.
Lugar de ministerio, actualmente: Patzún.
¿Cómo está tu familia después del acontecimiento de tu Ordenación?
     Primero, muy agradecidos con Dios por ese gran Don inmerecido. Los ha llenado de alegría y de admiración por el misterio del sacerdocio. La vivencia de ese acontecimiento ha sido y será inolvidable en mi familia, un sueño hecho realidad y no sólo para mi familia, sino también para mi aldea. Mis padres estuvieron acompañándome en todas las Misas que celebré en mi parroquia y les notaba la alegría en su rostro, pero también les notaba una admiración hacia mí como sacerdote. A veces no hallan cómo tratarme. Lo han tomado como un gran regalo de Dios para toda mi familia.
¿Ya has comprobado la necesidad de una vida interior recia para servir eficazmente en el ministerio sacerdotal?
     Sí, cuán necesario es el trato con Dios. Si el sacerdote no trata a Dios en la oración no podrá servir a su pueblo. El Señor nos llama no solo para enviarnos sin más; no, nos llama para que estuviéramos con Él y, sólo estando con Él nos enviará para anunciar y difundir el Evangelio, para que todo lo que hagamos tenga eficacia. Humanamente uno se cansa, se agota físicamente, y lo que le anima a seguir adelante es su trato con Dios; de lo contrario, se desespera y se desilusiona. Ese ánimo y esa visión sobrenatural, en mi poca experiencia sacerdotal, lo hallo en la vida interior.
Una anécdota significativa en tu camino vocacional.
     Quisiera compartir, esa anécdota que iluminó con más claridad mi vocación sacerdotal: estando en tercero de Teología, me topé ante una crisis vocacional: toda mi ilusión de ser sacerdote se me desvaneció, se oscureció, ya no quería nada. Ante esa crisis vocacional tomé la decisión, no acertada, de abandonar el Seminario. Pero mi conciencia no me dejaba tranquilo. Lo que hice fue lo siguiente: fui con un sacerdote, ya con muchos años de experiencia sacerdotal, y le conté todo. Ante ello, la respuesta y el consejo que me dio no lo esperaba: primero me regañó diciéndome que la vocación no es una ilusión o un deseo, la vocación es algo más, es una decisión de responder a la llamada del Señor. Todo lo demás puede terminar, pero si estás convencido y decidido de seguir al Señor, Él te ayudará en tu vocación. Así es como ahora soy sacerdote, por la gracia de Dios.

jueves, 2 de mayo de 2013

Nos visitan el P. Edgar y sus pupilos desde Escuintla


     El día de ayer hemos tenido la alegría de recibir la visita del P. Edgar Azurdia, junto con su papá y el grupo de muchachos que conforman la comunidad vocacional (algo así como un seminario menor).
     Los jóvenes venían dispuestos a todo, incluso a echarse una “chamusca” con los seminaristas, pero el curso normal de nuestras actividades nos impidieron realizar esa actividad. Pero estuvieron conociendo las instalaciones en un tour de la mano experta del P. Víctor, el Rector del Seminario.
     P. Édgar y jóvenes: nos ha dado gusto tenerles por acá. Tienen las puertas abiertas cuando quieran venir. Dios bendiga a Escuintla con abundantes vocaciones sacerdotales.


jueves, 7 de febrero de 2013

Entrevista al P. Carlos Zet

Durante el pasado lunes, 5 de febrero, en que se hizo presente en el Seminario.

     El P. Carlos Zet, originario de San Juan Sacatepéquez, es actual vicario de la parroquia de San Francisco de Asís, Tecpán Guatemala. El P. Carlos fue ordenado el 8 de diciembre de 2011. Después de la “Primera Misa” que celebró en el Seminario, nos respondió a las siguientes preguntas.

     ¿Cómo entró la inquietud sacerdotal en tu vida? ¿Cómo te enganchó Dios?
     Dios llama por medio de las personas ejemplares, también en mi vida hubo muchas personas que influyeron en mí para que Dios fuese forjando mi vida y mis propósitos; incluso tiene previsto el lugar, pues jamás pensé establecerme en este hermoso lugar que es Sololá. La inquietud nació a través de la conversación con una amiga que ahora ha profesado sus votos y es Religiosa; luego el apoyo de un amigo y hermano sacerdote. De ellos se sirvió Dios para hacerme ver mi vocación sacerdotal.

     ¿Crees que hacen falta más vocaciones sacerdotales? ¿Qué invitación harías a los jóvenes de nuestra Diócesis, de todo el mundo?
     Los sacerdotes siempre harán falta en la Iglesia, no podemos tomarnos descanso en tirar el anzuelo a los jóvenes, pues el mismo Jesús hizo esta invitación: “vengan y les haré pescadores de hombres”. Tenemos este deber de ir pescando hombres para Dios, para su Iglesia. La invitación a los jóvenes es ésta: no tengamos miedo de decir SÍ a Dios, porque Él lo da todo; de nuestra pobre nada hace cosas admirables, porque el proyecto y su realización es de Dios.

     ¿Alguna anécdota representativa de tu ministerio sacerdotal?
Una de tantas. Estaba ayudando en el Seminario Menor, “mi primer amor”, como dicen por ahí. Mientras trabajaba, llegó el famoso Ka’, muy conocido para los sololatecos y los seminaristas. La labor era ardua, pues empezamos una “conversación” por señas –pues es sordomudo-, y yo poco, o nada, le entendía. Entonces llegó el P. Lee y, para sorpresa mía, la “conversación” se tornó fluida: así entendimos que nuestro amigo pedía un rosario; yo, comida le estaba ofreciendo... Además de entender que hace falta tener “don de lenguas” para hablar de Dios, también me admiró la devoción de este amigo nuestro a María Santísima. Así lo hemos comprobado.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Mensaje del Dcno. Randolfo Hernández


     El pasado 26 de enero, Randolfo Hernández Canahuí, exalumno de nuestro Seminario, fue ordenado diácono en Zacapa, por imposición de manos de Mons. Rosolino Bianchetti, obispo de la Diócesis de Quiché.
     Debido a la distancia y a las actividades del Seminario, no pudimos hacernos presentes en la celebración, pero sí estuvimos encomendándole y estuvimos en contacto con él días antes.
     Gentilmente ha accedido a escribirnos unas palabras para nuestros lectores del Blog de Exalumnos.
     Actualmente, el Dcno. Randolfo desarrolla su ministerio diaconal en la parroquia de La Unión, Zacapa. Vaya a esta parte de Guatemala nuestro saludo.

     ¿Qué sería lo que más extrañás de la vida del Seminario?
     Extraño mucho la convivencia fraterna, pero lo que más extraño son los momentos del encuentro con Jesús en la oración personal, porque siempre fue mi fuerza en los momentos que se me probó mi fidelidad al llamado que Dios me hacía. Orar fue el alivio de mi corazón y la solución a mis problemas en los momentos de crisis.

     De las cosas que ves ahora como más perentorias -necesarias- para tu ministerio, ¿qué pedirías a los seminaristas que cuidaran más?
     Primero pediría a los seminaristas cuidar su trato íntimo con Dios, de lo contrario, la respuesta al llamado que Dios les hace sería floja y sin raíz, pero les pediría también que aprovechen a vivir su etapa de formación coherentemente y que el ejemplo de sus formadores los lleve a una vida de santidad. Yo tengo de los formadores del Seminario de Sololá un buen ejemplo de santidad y entrega generosa al llamado de Dios. Mi respeto al P. Angel María Pascual y a los demás hombres de DIOS, sencillos pero de gran corazón.

     ¿Qué les aconsejarías a nuestros lectores que hicieran por las vocaciones?
     Aunque parezcan muchos, siempre son pocos y la mies sigue abundando. Oren por las vocaciones y apoyen a los que se sienten llamados. recen por sus formadores para que contagien a los jóvenes de su santidad y que puedan enamorarse de su llamado y le sirvan al Señor generosamente.
     Muchas gracias, cuenten con mis oraciones siempre. extraño al seminario en verdad. lejos físicamente, pero unido en la oración y con el corazón.
Diácono Randolfo Hernández Canahuí.

     Les dejamos con unas fotos que nos ha cedido gentilmente de su cuenta de “Face”.